Entrevista: Luciana Mengo, Presidente de AFAMAC Argentina

 

Luciana Mengo, Presidente de la Asociación de Fabricantes  de Maquinaria Agrícola y Agropartes de Córdoba (AFAMAC), ha dedicado gran parte de su vida al sector agroindustrial. Luciana es socia de Silos Mengo (Tres Eme SA), empresa dedicada a la ingeniería de postcosecha fundada por su padre en 1978. Desde su nombramiento como Presidenta, Luciana ha apostado por liderar el sector de manera justa y equilibrada.

Luciana Mengo #SheLeadsTheChange

  • ¿Cuál es su principal misión dentro AFAMAC? 

Las misiones gremiales empresarias tienen diferentes frentes. Dentro de los cuales yo destaco algunos como los más importantes. En primer lugar, sostener y mantener la indisocincracia propia de la institución para no perder los valores y principios que le dieron su propia IDENTIDAD. A partir de esa base que es de un trabajo continuo y permanente, es importante pensarla como un espacio de formación de proyectos y la concreción de los mismos, llevados adelante entre todas las áreas que la componen para beneficio de los asociados en su totalidad. Para dar cumplimiento a estas metas, es que contamos con una PLANIFICACIÓN ESTRATÉGICA a 4 años que vamos modificando y revisando, tanto los objetivos por áreas como el cumplimiento de los objetivos. 

  • ¿Cuáles son los retos que afronta el sector de fabricantes de maquinaria agrícola argentino en materia de sostenibilidad y economía circular? 

Dentro de los desafíos del sector agroindustrial argentino, es la de lograr la producción de sus equipos en fábricas con estándares de producción adecuadas con el respeto al medioambiente, al cuidado de las personas y a la contribución social de cada localidad en la que se radica. Desde el punto de vista del producto en sí mismo, los departamentos de ingeniería y desarrollo de nuestras fábricas, tienen objetivos claros sobre las demandas que existen a nivel mundial sobre los equipos que fabricamos. Junto con entidades gubernamentales y privadas, orientamos nuestros productos para dar cumplimiento a las demandas relacionadas con la economía circular, desde la manipulación de la basura hasta el comportamiento de los equipos. La tecnología y su implementación es un aliado fundamental en este proceso, como así también la formación de nuestros recursos humanos. Estamos transitando ese desafío, con la energía puesta hacia esos objetivos, el primer paso en la toma de conciencia ya es un hecho. 

  • ¿Qué acciones y qué grado de compromiso espera encontrar por los actores del sector para afrontar dichos retos? 

En cuanto a acciones ya están en curso. Las fábricas nos transformamos de manera permanente y cada objetivo relacionado con la transformación tecnológica en las empresas miran hacia este objetivo y este reto. No veo falta de compromiso, quizás lo que exista en las empresas más pequeñas con estructuras más chicas, lo urgente le gana lo importante, y se hace un poco cuesta arriba enfrentar todos los objetivos juntos, en una coyuntura de macro economía post pandemia, que afecta la provisión de mucha de nuestros insumos elementales para dar cumplimiento a la entrega de nuestros compromisos. Es una pena que con todo el potencial profesional y el espíritu emprendedor de nuestros empresarios tengamos que destinar energía y tiempo a temas que podrían ser más dinámicos y enfocarnos en el futuro. 

  • ¿Cuáles son las perspectivas económicas 2022 para su sector? 

Las perspectivas económicas siempre son buenas, si lo pensamos desde la posición de nuestro principal socio que es el productor agropecuario y los contratistas rurales. Es un sector que empuja y le da recursos al país. Desde el punto de vista macro, todo dependerá de los acuerdos que el gobierno logre para mejorar la economía del país, y eso derrame en la estabilidad económica no solo de las industrias sino también del bienestar de la gente que vive de su trabajo diario. Entendemos que el productor no deja de invertir, y con un dólar tan poco claro, es factible que sigan intentando buscar resguardo en un dólar industrializado. Pronto podremos saber mejor las expectativas cuando abordemos mejor el año y veamos la conducta del ambiente de demanda local y extranjera de acuerdo a la posición de las cosechas, sus rindes y sus valores. Somos un sector optimista en un contexto al que le damos pelea, y me refiero a dar ideas, proyectos y lo pensamos siempre a largo plazo. 

  • ¿Qué tipo de apoyo le ha resultado útil para avanzar en su carrera profesional? 

Sin dudas que el apoyo de mis socios que a su vez son mi familia. Somos segunda generación en mi empresa y mis hermanos han brindado el apoyo que necesito para poder continuar y cumplir con mis compromisos gremiales. Comencé hace muchos años, caminando en puntas de pie sin hacer ruido, escuchando y aprendiendo. Tuve la suerte de que personas generosas que ocupaban puestos de toma de decisiones compartirán no solo conmigo sus conexiones y conocimientos para andar este camino de dedicación y entusiasmo que ellos mismos se ocupan de renovar a cada momento. Se dan batallas diarias y nunca estamos solos. 

  • ¿Hay alguna mujer en concreto que le haya inspirado a nivel profesional? 

Son muchas las personas que inspiran a continuar y a admirar. Si debo referirme a mujeres las hay de todas las edades, mujeres que vivieron épocas más complicadas y se abrieron camino y otras que hoy están acompañando. Sería injusto mencionar solo una, porque no he encontrado ninguna en este andar que tuviese la intención de complicar mi formación, sino más bien todo lo contrario, siempre brazos abiertos. En nuestro sector hay más mujeres de las que pensamos acompañando y dirigiendo, en esta era digital y de comunicaciones tenemos la suerte de que cada vez se le da mayor visibilidad. Es una cuestión de humanidad y no de género. Todos estamos en el mismo plano, y todos vamos hacia lo mismo, una mejor sociedad más equitativa y justa. 

Entrevista: Paulina Lescano, asesora en mercados agrícolas y conferencista

 

Esta semana hemos tenido el gusto de conversar con Paulina Lescano, ingeniera agrónoma conferencista especializada en mercados agrícolas, asesora y capacitadora en mercados de granos a nivel internacional. Sus más de 25 años de experiencia en el sector agroindustrial, le han permitido a Paulina desarrollarse como experta en el sector, y actualmente comparte su conocimiento y visión del negocio con productores y empresas argentinas. Además, Paulina es egresada del Programa MED de Fundación Flor Miembro y participa activamente promoviendo el rol participativo de las mujeres del sector agro en la Red de Mujeres Rurales.

Paulina Lescano #SheLeadsTheChange

 

  • ¿Cuál es la principal misión de su trabajo?  

Ayudar a productores y empresas del sector Agro a aumentar su rentabilidad, anticipándose a cambios inesperados y negativos de precios. De esta manera pueden continuar avocados a producir eficiente y sustentablemente.  

Compartir mis conocimientos de forma amigable para que el mensaje llegue a cada vez mas gente. Si al productor le va bien, a toda la cadena agroalimentaria le va bien, inclusive al estado de cada país. 

  

  • ¿Cuáles cree que son las transformaciones digitales clave que las empresas del sector agro deben realizar? En este sentido, ¿hacia dónde camina el sector agro en Argentina? 

Una transformación digital que ya viene ocurriendo, es el uso de la gran disponibilidad de plataformas. Donde se pueden registrar todo tipo de actividades, desde la siembra, aplicaciones de insumos hasta datos de cosecha, seguimiento de mercados, trazabilidad de la producción para tener un control de todo el proceso. Todos estos registros permiten llevar una trazabilidad de todo el negocio, que en algunos casos sirve para que el comprador final sepa cómo se obtuvo ese alimento, y en otros para que la misma empresa productora pueda ir midiendo resultados y definir dónde y cómo aplicar mejoras para la próxima campaña.  

El blockchain ha agilizado todo este tipo de manejo de información, además de hacerla fácilmente accesible. 

Dentro de toda esta digitalización de información, juegan un rol sumamente importante el uso de geolocalización, imágenes satelitales, uso de drones, de sensores remotos tanto en el campo/suelo como en sembradoras, cosechadoras, etc. 

En Argentina, el sector viene avanzando con buena incorporación de tecnología, y hoy es posible aprovechar un gran número de plataformas que permiten no sólo llevar los registros dentro de una misma unidad de negocio, sino que comparar entre productores, zonas y hasta países. 

El sector agro re-invierte cada USD ganado en mejorar su productividad, haciéndolo de una manera sustentable. 

 

  • ¿Ve en Argentina una preocupación respecto a la descarbonización del sector? existen acciones para disminuir las huellas? En caso de que existan, ¿cuáles?   

Sí. Hay una preocupación, creo que, con un mayor compromiso de lograrlo por parte de los privados, tanto productores como empresas nacionales y multinacionales. 

Desde el gobierno nacional se implementan algunas medidas, como por ejemplo el cobro del impuesto al carbono que se aplica a los combustibles fósiles.  

También tenemos algunos ejemplos donde se establecen convenios entre privados y universidades, como es el caso de Agroecosistemas Sustentables, un grupo multidisciplinario de profesionales con sede en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa que trabajan en la certificación de secuestro de carbono y de buenas prácticas. En la actualidad tienen un convenio con la empresa UPL, donde el objetivo es que el equipo certifique el secuestro de carbono a clientes de la empresa.  

A nivel privado hay muchas iniciativas, desde las grandes empresas que vienen trabajando con plataformas que permiten llevar registros de labores, rindes, prácticas sustentables y apuntan a mejorar la eficiencia productiva del ecosistema, hasta otras empresas que miden huella de carbono para generar cambios en nuevas campañas tendientes a lograr huella de carbono cero. 

En nuestro país también tenemos como ejemplo a la empresa Ruuts, que permite certificar la generación de créditos de carbono, a partir de producción regenerativa y a su vez, mediante una plataforma esos créditos pueden ser adquiridos por otras empresas que los necesitan. 

 

  • ¿Nos podría compartir más acerca de su participación en el programa MED de Fundación Flor Miembro y en la #REDMujeresRurales? ¿Cómo es el rol de las mujeres en este sector? 

En general cada año, además de mi trabajo, busco incorporar conocimiento o habilidades o ambas cosas juntas. En una de esas oportunidades cursé el programa MED (Mujeres en Decisión) que desarrolla la Fundación Flor.  

Una experiencia muy enriquecedora, donde pude compartir con otras mujeres profesionales la posibilidad de ampliar nuestra formación en materia de liderazgo, profundizar en nuestro autoconocimiento y fortalecer nuestras redes personales y laborales.  

Gracias a la Fundación Flor llegué a conocer a otro grupo de mujeres del sector Agro, que en poco tiempo formaron una Red a la cual me uní desde los comienzos. Red de Mujeres Rurales. 

Es una red compuesta por una gran diversidad de mujeres, no sólo por zonas en las que vivimos, sino por realidad productiva, social, de orígenes, formación y actividad laboral. Pero todas de alguna manera relacionadas con la actividad agroindustrial.  

El propósito de la RED es integrar saberes tradicionales e innovadores al servicio del desarrollo, con base en el cuidado de la tierra para las generaciones actuales y futuras. 

El potencial social es nuestra capacidad de generar impacto positivo, en la Red, en la sociedad y en el ambiente. Buscamos potenciar a las mujeres rurales a través de la visibilización y articulación de diversas realidades, para que la acción esté orientada al desarrollo sostenible. 

El rol de las mujeres en el sector, ha venido cambiando en especial en la última década. Queda mucho camino por recorrer, en especial con la participación en algunas entidades representativas del sector en organismos de decisión estatales, e inclusive en los puestos gerenciales y directorios de empresa. Pero cada vez más nuestro esfuerzo de superación constante, nuestro trabajo cotidiano y el hecho de estar más conectadas entre nosotras, hace que podamos ver un cambio positivo en la actualidad. 

 

  • A lo largo de su experiencia laboral, ¿qué tipo de apoyo le ha resultado útil para avanzar en su carrera? 

En mi caso, he tenido buenas experiencias y en general he podido ir aprendiendo en cada trabajo en relación de dependencia, he podido la mayoría de las veces ejercer mis funciones sin dificultades. Creo que es fundamental en las primeras etapas laborales poder trabajar en un lugar donde los líderes y jefes sean generosos con su conocimiento. 

Trabajé muchos años en relación de dependencia hasta que sentí el interés de trabajar en forma independiente, lo cual es cada día un nuevo desafío, pero por otro lado me permite buscar o estar atenta a que esos desafíos coincidan con mi visión, con mis intereses, y de esa forma son “buenos desafíos”. 

En general siempre a lo largo de mi vida profesional, he logrado encontrar a alguien que de una u otra forma se transforma en mentor/mentora y creo que ese es el principal apoyo que he tenido. Consejos, sugerencias, críticas constructivas que siempre ayudan a crecer y tomar los mejores caminos. Soy muy agradecida por mi experiencia. 

 

  • ¿Qué otras mujeres le han inspirado? 

Haber “descubierto” (en cierta forma) que había un universo de muchas mujeres profesionales como yo en mi rubro, con mismos deseos de crecer, de avanzar, de construir, de co-crear, de llevar a la acción, fue totalmente inspirador.  

Hasta descubrir la Fundación Flor, no imaginaba que éramos tantas, trabajar en un medio con tantos hombres, hace perder la perspectiva de cuántas somos. 

En mi caso, de Argentina, me inspiraron Andrea Grobocopatel y Pilu Giraudo.  

 

Entrevista: Lorena García, Consultora experta en economía circular Colombia

 

Hemos tenido el placer de conversar con Lorena García,  consultora experta en economía circular. Licenciada en Ingeniería Química y Magíster en Gerencia de la Innovación, Lorena ha desarrollado su carrera profesional asesorando, durante más de diez años, entidades públicas y privadas en su camino hacia la transformación verde y sostenible. Les invitamos a que lean sus respuestas para descubrir más acerca de su trabajo y las políticas de colombianas en materia de economía circular.

 

Lorena García #SheLeadsTheChange

    • ¿Cuál es la principal misión de tu trabajo?  

    La principal misión y propósito que tengo a través de mi trabajo es apoyar a organizaciones tanto públicas y privadas en establecer estrategias para hacer la transición hacia una economía circular.  

    El objetivo que persigo a través de mi trabajo es lograr que entendamos, comprendamos y hagamos consciencia de que la economía circular es mucho más que reciclar, y que una transición hacia este paradigma necesita el liderazgo e ímpetu de todos pues no es sencillo, ya que debemos ser capaces de rediseñar muchas estructuras establecidas para una economía lineal.  Por otro lado, es acompañar a las organizaciones  a que se den cuenta que hacer la transición hacia la economía circular si es posible y lo más importante a que puedan establecer modelos de negocio rentables y beneficiosos para el medio ambiente a partir de sus principios.  

     

    • ¿Qué iniciativas nacionales cree que son claves para impulsar la economía circular del país? 

    Colombia ha sido pionera en América Latina en el desarrollo de una estrategia nacional de economía circular. Ésta, considero que es la primera señal de que existe la voluntad política para impulsar este importante tema en diferentes escalas. Por otro lado y más recientemente, se lanzó la ley 2169 de 2021 la cual impulsa el desarrollo bajo en carbono con metas ambiciosas de mitigación del cambio climático, considero que estos dos tipos de iniciativas deberían ir de la mano, es decir, definir a la economía circular como una estrategia clave para lograr las metas climáticas y para eliminar externalidades como el calentamiento global. 

     

    • ¿Qué tipo de apoyo le ha resultado útil para avanzar en su carrera? 

    Definitivamente, disponibilidad de financiación para programas de estudio en el exterior. Soy becaria COLFUTURO y sin este apoyo, para mí no habría sido posible aprender en una Universidad de vanguardia el tema de economía circular y poder profundizar en como se vería su implementación en un país como Colombia.  

     

    • ¿Qué otras mujeres le han inspirado en su carrera? 

    Creo que para mí ha sido súper importante conocer la historia de Ellen MacArthur, una mujer británica quien después de una experiencia personal en donde comprendió la realidad “crítica” en la que nos encontramos como humanidad en términos de sostenibilidad, creó la fundación que lleva su nombre y a través de la cual se apalanca el desarrollo de la economía circular a nivel mundial. Ellen me contagia de propósito y ganas de seguir trabajando para hacer realidad la economía circular no sólo en Colombia si no en todos los rincones de América Latina.  

Entrevista: Ana Lía Rojas, Directora Ejecutiva de ACERA

 

Hoy contamos con la participación de Ana Lía Rojas, Economista, Ingeniera Comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Con sus más de 20 años de experiencia en el sector energético, destacamos su rol siendo elegida como una de las 100 mujeres líderes del 2021 por el diario El Mercurio y Mujeres Empresarias. 
Desde el 1 de enero de 2022, Ana Lía asume como la nueva Directora Ejecutiva de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA A.G), siendo una de las primeras mujeres en la historia del sector energético chileno en dirigir una asociación gremial. 

 

Ana Lía Rojas #SheLeadsTheChange

  • ¿De qué trata su organización/proyecto y qué es lo más le gusta de su trabajo? 

La Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento, ACERA AG., agrupa alrededor de 150 socios en toda la cadena de valor de la industria de las Energías Renovables. ACERA busca la protección del medio ambiente y un desarrollo sustentable para Chile, a través de la promoción de las energías renovables y el almacenamiento de energía, su mejor complemento. Su misión es promover el desarrollo de las energías provenientes de recursos renovables no fósiles y sustentables y de los sistemas de almacenamiento de energía, así como su racionalización, protección y perfeccionamiento, y el de las tecnologías y los procesos que aumenten la eficiencia energética, con el fin de mitigar y adaptarse al cambio climático y para proteger el medio ambiente, de acuerdo con las posibilidades y necesidades del país. 

 Aunque he asumido la dirección ejecutiva del gremio recientemente, mis años previos de trabajo en la industria renovable, coinciden con el foco y misión de la organización. Lo que más me apasiona de esta labor es la posibilidad de una transformación real de cara los desafíos que impone la crisis climática en un contexto de urgencia, y que se debe trabajar de una forma interdisciplinaria, donde el tratamiento de la energía deja de ser un ámbito cerrado y se deben integrar acciones relacionadas con muchas otras disciplinas o agentes que quieren aportar a la lucha contra el cambio climático. 

 

  • ¿Cómo contribuye a mejorar el medio ambiente? 

La contribución al medio ambiente se puede hacer en varios niveles, tanto personal, en la forma de organizar la vida y estructurar el quehacer diario, cómo enfrentas tu alimentación, transporte, hábitos y, sobre todo, desde el punto de vista de la educación que se va transmitiendo a las futuras generaciones. Ahí hay un primer impacto, ya que claramente estamos en un momento de cambios, donde es muy importante que los mensajes se trasladen a acciones concretas.  

El segundo nivel es respecto de la incidencia que tiene nuestra profesión en el quehacer laboral, y ahí, principalmente, el hecho de ejercer profesionalmente en el organismo que ha liderado la transición energética en Chile y que promueve y fomenta el desarrollo energético basado en energías renovables y almacenamiento se traduce en una contribución significativa, dado que el sector eléctrico en Chile es el aportante del 30% de emisiones. Por lo tanto, la transformación de este sector es crucial para abordar los desafíos del cambio climático y cumplir con los compromisos del acuerdo de París al 2050. 

La contribución del punto de vista laboral se hace de varias formas, una es a través de la instalación de mensajes, la construcción de un relato que tiene que encantar y aunar otros esfuerzos de agentes que no son parte del sector, para lograr implementar proyectos que vayan a contribuir en esta línea. Asimismo, la relevancia de la difusión y educación, ya que hemos visto que es tremendamente significativo el impacto que produce en nuevas generaciones el aprender e interiorizarse en la problemática de la crisis climática y en sus soluciones, pues pueden implicar la selección de carreras y destinar trayectorias profesionales vinculadas a esta agenda y, por lo tanto, sumar y fortalecer la acción climática con más personas que la hagan más efectiva y eficaz. 

 

  • ¿Qué otras mujeres le han inspirado en su carrera? 

Desde temprano, el hecho de tener mujeres liderando organismos que logren hacer la diferencia del punto de vista de los mensajes, de las formas de resolver los problemas y administrar los recursos con los que se dispone, ha sido crucial en mi carrera. Cuando hablamos de transición energética del país, o la transformación de una matriz eléctrica en una empresa específica, las mujeres han demostrado tener herramientas e incidencias en el entendimiento general de otros involucrados.  

La inspiración también viene de mujeres de generaciones más nuevas, porque tienen una convicción y una fuerza distinta, que permite cuestionar y proponer formas diferentes de abordar problemáticas de forma más innovadora, o la apertura al testeo e implementación de nuevas tecnologías, por ejemplo. 

Hay muchas mujeres que me han inspirado, pero no puedo dejar de mencionar a Alejandra Álvarez, que lamentablemente falleció hace unos años, pero generó un legado en la forma de enfrentar el trabajo comunitario para el adecuado desarrollo de proyectos renovables, con un sello en el aprendizaje y respeto desde lo territorio. Entonces ese liderazgo, y la forma de abordar desde una empresa el entendimiento territorial, desarrollado por Alejandra por muchos años, lo he ido incorporando como un referente y pienso que ojalá muchas empresas tomaran esta marca que ella dejó en este ámbito. 

 

  • ¿Qué tipo de apoyo le ha resultado útil para avanzar en su carrera? 

La generosidad de personas de otras disciplinas de las cuales he podido aprender y extraer experiencias para enfrentar de mejor forma, y más sólida, temáticas con elementos más dificultosos, generalmente asociados a la ingeniería eléctrica o lo jurídico. Y reitero el componente multidisciplinario, que es la forma en que he logrado tener una visión integral de los desafíos, que me permite abordar los aspectos técnicos, ambientales, económicos-regulatorios y sociales. A estas dimensiones, ha sido clave también agregar las contribuciones del punto de vista de género, que hay que incorporar al desarrollo de todo tipo de iniciativas, especialmente cuando se habla de cambio climático, en el desarrollo de proyectos, en la resolución del conflicto regulatorio que hoy día existe y en la transformación de los sistemas eléctricos. Todas esas transformaciones también merecen una mirada de género. En resumen, una visión multidisciplinaria y con enfoque de género es lo me permite tener una mejor caja de herramientas para hacer frente a estos desafíos. 

 

  • ¿A qué retos se ha enfrentado en su viaje profesional que podrían ayudar a otros? 

Los retos profesionales siempre existen y por muy dificultosos que parezcan, el manejo de forma multidisciplinaria, atendiendo varias miradas (no solamente las tradicionales como son la técnica y económica) y siendo capaz de incorporar otras dimensiones para la resolución de estos conflictos puede ser un buen mensaje para aquellos que estén enfrentándose a desafíos laborales.  

Lo otro importante es el diálogo, defendiendo con vehemencia y coherencia tus argumentos, que tienen que ser fundamentados, pero siempre en el contexto del respeto con aquellos que no visualizan la solución de problemáticas de igual forma. Esa es la forma en que creo debemos enfrentar el desafío de las renovables para enfrentar la crisis climática: ser capaces de identificar los problemas, señalarlos sin temor y con vehemencia y ser capaces de ser propositivos, con crítica constructiva, rescatando las miradas innovadoras y disruptivas.